El porcentaje de grasa es más importante pero el peso también debe considerarse

El índice de masa corporal o también IMC es un indicador muy usado para evaluar el estado nutricional y de salud de la población, en la práctica es una relación matemática simple que relaciona nuestro peso con la talla, sin embargo aunque útil como una primera aproximación para clasificar a las personas desde el punto de vista de su peso corporal, hay mucha coincidencia a nivel de los expertos de sus limitaciones y que el porcentaje de grasa es tanto o más importante que el peso de nuestro cuerpo.

Tras evaluar la relación entre el índice de masa corporal y la grasa corporal con la mortalidad, se comprobó que aquellas personas que tenían un valor bajo del primer indicador pero alto el porcentaje de grasa en el organismo tenían mayor riesgo de muerte precoz que el grupo con menor grasa corporal.

Asimismo, tener un alto índice de masa corporal no se asoció con mayor riesgo de muerte, lo que indica que éste parámetro es menos eficaz para evaluar la salud que aquellos que describen la composición de nuestro cuerpo como puede ser el porcentaje de grasa corporal.

Sin embargo, si bien es más importante conocer nuestro porcentaje de grasa corporal, el peso también debe tenerse presente.

Un exceso de peso corporal, no siempre es poco sano si su composición es mayormente masa libre de grasa, pero éste puede afectarnos en otros aspectos, por ejemplo, puede incrementar el impacto sobre nuestras articulaciones mientras entrenamos y puede condicionar nuestra calidad de vida si el mayor peso ocasiona limitaciones en la movilidad, por ejemplo.

Entonces, a nuestro criterio, lo mejor es controlar el porcentaje de grasa, pero también considerar el peso corporal pues ambos, juntos y no separados son indicadores importantes que permitirán valorar de forma más adecuada en qué condición nos encontramos.